Los gestos de la misericordia.


images-2

Ser invitado a la casa de alguien, comer en un mismo lugar, compartir un buen momento son acontecimientos frecuentes en el evangelio de Lucas, de hecho son acontecimientos frecuentes y necesarios en nuestra vida. Nos encontramos en un texto cargado de gestos, de acciones que se explican solos, que alcanzan lo deseado sin verbalizar.
El pasaje de este domingo nos remite a una comida, a una casa, a unas personas… Jesús es invitado a compartir la comida en casa de un fariseo, Simón. Un fariseo es alguien observante de la Ley, alguien que estudia y exige cumplir lo escrito y aquello que se legisla. Jesús come con él, y en medio de la comida se interrumpe la cotidianeidad. Una mujer, una mujer pública a los pies de Jesús.
La dignidad es un tema clave, junto con el amor. Ella es una mujer pública, todos lo saben. Jesús es un profeta, el profeta de misericordia de Dios, sus gestos lo dicen. Lo que hace Jesús es devolverle a esta mujer la dignidad de ser ella misma dueña de su vida. Jesús es polémico. Él se deja tocar por la necesidad y no es indiferente, rompe con lo “legalmente” establecido, porque sabe que esta mujer lo requiere.
Si pudiéramos meternos en la escena, ver a la mujer, ver sus lágrimas y a Jesús que la mira, sentir el perfume. El galileo dice una parábola, enseña y ella es perdonada. Este texto nos deja claro que a misericordia, que el perdóny la paz requieren de gestos y de fe. images-1Los gestos de la mujer hablan por ellos mism0s, no hacen faltas palabras para expresar sentimientos que nacen de la profundidad, de búsqueda de consuelo: se expresa amor, arrepentimiento, deseos de ser consolada. Jesús corresponde a esto, porque ella tiene fe de que él puede darle las palabras necesarias que la dignifiquen.“Al que mucho se le perdona, mucho ama”, la correspondencia del perdón es el amor, la experiencia de perdón lleva al gozo del amor. No es tan falso esto, sobre todo si pensamos en nuestras experiencias de reconciliación dentro de la familia, en la amistad. La misericordia se sirve en la mesa de los gestos… uno puede estar arrepentido, pero si no lo demuestra, de nada sirve.Unos gestos, unas pocas palabras son necesarias para la acción amorosa de Dios en la fe que salva y reanima la vida…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: