“Casa familia”: niña de los ojos de la comunidad.


“En las “Casas familia” hay el efecto de la fe. Se respira el sentido religioso y se puede experimentar las consecuencias: la paz, la serenidad, la alegría, el equilibrio. En cada casa familia hay una capilla con Jesús en la Eucaristía. La casa familia va más allá de la asistencia y el servicio, para vivir el compartir. Se experimenta que nos salvamos juntos porque el acogido tiene valores que el que acoge no tiene”.

familia1

Cada mes celebramos solemnemente la Eucaristía con la “Casa familia”. En Valdivia hay dos comunidades. Ha sido fundada por Benzi Oreste, un sacerdote italiano. Con su carisma realizan un gran deseo del Fundador para que las familias cristianas sean una verdadera comunidad, donde Cristo es el único dueño de la casa.

Generalmente creemos que el único lugar donde se guarda el Santísimo Sacramento es la iglesia o una capilla del convento. Nos extrañaría que lo encontramos en una casa familiar. Pero para las familias de la “Comunidad de Juan XXIII” no es nada extraño, es normal. En la sombra de la presencia de Jesús Sacramentado se crían y forman junto con los hijos biológicos, también los hijos adoptivos. Todos son hijos.

Vale la pena conocer dicha Comunidad. Les invitamos pues a conocer algunas ideas de la Carta escrita por el actual Responsable General  Mundial de la Comunidad, Paolo Ramonda, a la comunidad esparcida por el mundo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Padre Oreste, Fundador de nuestra Comunidad, hace más de 50 años, cuando era un joven sacerdote, sentía como un fuego esta palabra del profeta Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto que me ha ungido Yahvé. A anunciar la buena nueva a los pobres me ha enviado, a vendar los corazones rotos; a pregonar a los cautivos la liberación, y a los reclusos la libertad; a pregonar año de gracia de Yahvé, día de venganza de nuestro Dios, para consolar a todos los que lloran, para darles diadema en vez de ceniza, aceite de gozo en vez de vestido de luto, alabanza en vez de espíritu abatido. Todos los que los vean reconocerán que son raza bendita de Yahvé” (Isaías 61, 1-9).

Sí, benditos ustedes que han puesto su vida con la vida de los pobres en las casas familia, que se han convertido realmente en padres y madres, hermanos y hermanas de los que siguen en condiciones desesperadas, de los en quienes nadie piensa, de los de quienes nadie se enamora y que llevan consigo las consecuencias del pecado que es de toda la humanidad.

Sí, benditos ustedes que comparten directamente sus vidas como padres.

La casa Familiar, recurso original.

Ahora, cientos de casas familia están  en todo el mundo, en varios continentes, en diferentes culturas. Los hijos regenerados en el amor, de los datos de 2011, suman 2179 adultos, 1329 niños y 57 mayores, con un total de 3565, y con 936 nuevos ingresados en el transcurso de este año. Muchos pobres tocan las puertas de la Comunidad, única familia espiritual.

Con alrededor de 1600 hijos biológicos que viven la experiencia de la casa familia, nacen, crecen, aprenden la educación y sobre todo el arte de amar. Crecen junto con los pequeños y los pobres que los educan al don de la vida, a saber decir gracias, a ser laboriosos con aquella inteligencia de amor que los lleva a un conocimiento y experiencia humana.

Hay alrededor de 300 Casas Familia, las estructuras de la Comunidad son 500 en total; incluyen  30 comunidades terapéuticas, 27 cooperativas, 6 chozas de Belén, 33 unidades de la calle, 14 casas de oración, 13 casas de fraternidad, 10 casas de primera acogida y alrededor de 90 familias abiertas a la acogida.

En el camino, viviendo el compartir directo con los más pequeños y abandonados, llegando a ser padres y madres, hermano y hermana de los que están en condiciones desesperadas, hemos descubierto la Casa Familia como un regalo de Dios, y sobre todo como un recurso dar voz a los que no tienen voz, y sobre todo destacar las casas familia verdaderas, aquellas donde hay una figura de padre y de madre, hombres y mujeres que se entregan en forma permanente, definitiva y gratuita. Madres y padres reales, no por hora, quienes regeneran en el amor a los hijos no generados físicamente, sin distinción entre hijos biológicos y adquiridos.

La verdadera Casa Familia es un entorno intrínsecamente terapéutico. Todo el mundo se siente importante porque es amado y valorado en sus habilidades, desarrolla la autoestima, porque hay alguien que cree en ellos.

En las Casas familia hay hermanos y hermanas, pequeños y grandes, sin discapacidad y con discapacidad, abuelos y jóvenes. Cada uno de ellos es un estimulador original del crecimiento equilibrado. Los hijos biológicos maduran temprano y especialmente en la dimensión del alterocentrismo, un requisito esencial para alcanzar la madurez.

Se cuida también la relación con la familia de origen de los chicos. Aquellos que son acogidos sienten el respeto hacia sus padres biológicos que les han transmitido la vida.

En las casas familia hay el efecto de la fe. La dimensión religiosa es congénita en los seres humanos. Esto genera la necesidad de encuentro y de relación con el Eterno, con la plenitud de Dios. Se respira el sentido religioso y se puede experimentar las consecuencias: la paz, la serenidad, la alegría, el equilibrio. En cada casa familia hay una capilla con Jesús en la Eucaristía.

La casa familia es una verdadera familia, con relaciones de tipo parental. El que es acogido es amado por el Señor, por esta razón también nosotros lo amamos y por esto tratamos de curarlos, darles una educación, pero nos quedamos con ellos incluso si son irrecuperables.

La casa familia va más allá de la asistencia y el servicio, para vivir el compartir. Se experimenta que nos salvamos juntos porque el acogido tiene valores que el que acoge no tiene.

Ahora miles de niños con discapacidad, adolescentes en riesgo, jóvenes que sufren de psicosis o autismo, en todo el mundo, han encontrado una sonrisa para vivir, gracias a una familia que se ha hecho real para ellos.

Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by elizabeth pulgar on 14 julio, 2013 at 01:19

    Maravilloso lo que han compartido con nosotros……gracias.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: