“¡Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis!”


Los hijos son una bendición y una razón para regocijarnos. Por este motivo, seguimos el ejemplo de Jesús de bendecir a los niños pequeños en nuestras comunidades. Oramos para reiterar el amor de Dios por los niños y damos gracias a Dios por su bendición y presencia a lo largo de sus vidas. Esta vez, presentamos al Señor unas gemelas de la comunidad de San Ignacio.
familia-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: