Hay cosas que te encantaría oír.


Ganar y el perder. Avanzar y retroceder. Acertar y errar. Extraviarse y encontrarse. Expandirse y contraerse. Nacer y morir. Llegar y partir. 
Es la danza de la vida de  dos personas.

Hay cosas que te encantaría oír. Y eso sucedió este domingo: Termina la Eucaristía del Día del Señor en la comunidad “Cristo Peregrino”. En la capilla entra discretamente una pareja con dos niños. Se persignan, rezan en silencio, miran y observan. Después se acercan al sacerdote y le preguntan si puede bendecir sus anillos. Quieren casarse muy pronto, pero ahora quieren pedir a Dios se bendición. Y quieren expresar con palabras también su amor de pareja y familia. Provienen de la zona central. Están descansando en nuestra costa. Que mejor la ocasión para confirmar su amor, que no tiene ni límites, ni tiempo… Les acompañamos con nuestra oración y canto.

sss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: